Once años después de ser drafteado por el mismo equipo, el pequeño aficionado que en aquella Serie Mundial de 2001 alzó una pancarta que decía “Fan de Yankees hoy, mañana y siempre”, por fin vestirá el uniforme a rayas. Tras varias semanas de especulación, la bomba de la agencia libre este invierno ha llegado, pues los Yankees de Nueva York han firmado un contrato histórico de $324 millones de dólares y nueve años con el abridor Gerrit Cole. El club aún no ha confirmado.

El compromiso de Yankees y Cole es más que mutuo pues el lanzador aseguró terminar su carrera con los “bombarderos del Bronx” gracias a que el contrato incluye una cláusula que impedirá que sea intercambiadoa otro equipo, sea cual sea la condición del lanzador.

El contrato es historia pura ya que se convierte en la mayor cantidad por la que un lanzador ha firmado con un equipo. En días pasados, Stephen Strasburg se había convertido en el pitcher con el acuerdo más alto en la historia de MLB tras firmar con los campeones Nationals de Washington por siete años y $245 millones de dólares. Por si fuera poco, el promedio anual del acuerdo es de 36 millones, el más alto en la historia también para un lanzador.

Obviamente cuando hablas de un jugador del nivel de Gerrit Cole, en muchos sentidos, es un talento que cambia el juego”, dijo el manager de los Yankees , Aaron Boone.

Aparentemente, los Yankees superaron en la carrera a los Dodgers y a los Angels, quienes también habrían pujado por los servicios de Cole. En una conferencia horas antes de dar a conocer el anuncio, el agente Scott Boras agregó dos “equipos sorpresa” a la carrera. Se creía que eran los Astros y Giants, quienes al final no resultaron ser una competencia para Brian Cashman y su equipo quienes aseguraron su principal objetivo de la temporada baja.